Semanas después de que la Casa Blanca anunció los nuevos programas de acción ejecutiva que permitirían a miles de inmigrantes indocumentados solicitar no ser deportados, el gobierno mexicano anunció su propio programa de legalización. Este programa entró en vigor en enero de este año y para realizar una solicitud, las personas deben presentar pruebas de que entraron al país antes del 9 de noviembre de 2012, no tener pendientes procesos o trámites migratorios, y no estar sujetos a procesos judiciales. Sin Fronteras, organización donataria de la Fundación, ha señalado que si bien un programa de regularización es necesario para ayudar a la gente a legalizar su estancia en el país, la forma en que está diseñado excluye a la gran mayoría de los migrantes en México y a los que más lo necesitan, es decir, a los migrantes centroamericanos de escasos recursos. La suma de las tarifas para entrar en el proceso asciende a 9,000 pesos. Además, esta tarifa no incluye un permiso de trabajo, el cual tiene un costo extra. Sin Fronteras y otras organizaciones que apoya la Fundación MacArthur están tratando de enviar el mensaje de que es un programa elitista que únicamente beneficiará a un grupo muy pequeño de extranjeros que desean permanecer en el país.

Leer el artículo de la BBC que cita a la organización Sin Fronteras

Stay Informed
Sign up for periodic news updates and event invitations.
Check out our social media content in one place, or connect with us on Twitter, Facebook, YouTube, and LinkedIn.