Este año, el Departamento de Estado de Estados Unidos decidió certificar que México ha registrado un avance en la protección a los derechos humanos, en contraste con su decisión del 2015, con base en la cual el Congreso resolvió retener una porción de la asistencia bilateral bajo el esquema de la iniciativa Mérida.  Si bien la retención de una porción de los fondos fue predominantemente simbólica, transmitió una señal contundente a las autoridades mexicanas de la necesidad de tomar pasos concretos para avanzar en investigaciones de violaciones a derechos humanos y en adjudicar las sanciones correspondientes.
 
El diario The New York Times publicó un editorial sobre la decisión del Departamento de Estado, haciendo referencia al segundo aniversario de los hechos en Iguala y la impunidad que caracteriza al caso de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Leer el artículo