La campaña No Olvidamos es organizada por la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos y tiene como objetivo exponer los alcances y consecuencias de la desaparición en México. Ocho casos de desaparición documentados demuestran las grandes diferencias entre las víctimas: su edad, su sexo, su profesión, su lugar de origen, entre otras. A pesar de que ocurrieron en diferentes momentos entre 1974 y 2013 lo que tienen en común es que los delitos permanecen impunes y ninguna de las víctimas ha sido encontrada.