El 21 de julio se presentó en México el informe “Derechos cautivos. La situación de las personas migrantes y sujetas a protección internacional en los centros de detención migratoria: siete experiencias de monitoreo desde la sociedad civil”, producto del esfuerzo de documentación en 7 centros de detención del país realizado por 5 organizaciones de la sociedad civil. Entre las organizaciones que realizaron el informe se encuentran Frontera con Justicia, FM4 Paso Libre, Sin Fronteras y Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, estas dos últimas donatarias de la Fundación MacArthur. El informe muestra que en los operativos de aprehensión, detención y reclusión no se cumple con el debido proceso, y da cuenta de que las condiciones en los centros de detención no cumplen con los estándares básicos de protección a los derechos de las personas migrantes. En el último año, el número de detenciones ha aumentado 300% lo que ha llevado a rebasar la capacidad máxima de los centros de detención, teniendo como resultado que la sobrepoblación constante en las instalaciones del Instituto Nacional de Migración se registren condiciones de hacinamiento con el correspondiente efecto en la salud física y emocional de las personas que son recluidas.