La reforma constitucional de 2014 estableció la creación de una Fiscalía General de la Nación independiente del Presidente y de cualquier influencia política para que el sistema de justicia de México sea más confiable. Un informe de la Fundación para el Debido Proceso Legal (DPLF, por sus siglas en inglés) y la Oficina de Washington para América Latina (WOLA, por sus siglas en inglés) examina la ley aprobada por el Congreso mexicano en febrero de 2019 y que rige la implementación de la Fiscalía General de la Nación, examina los problemas que la ley no resuelve y las oportunidades que crea para la transición de la Procuraduría General a la nueva Fiscalía General de la Nación. Entre otros aspectos, resalta que es necesaria una mayor separación entre la Fiscalía y el poder Ejecutivo, y que la dependencia debería estar sujeta a una supervisión pública más fuerte.

Stay Informed
Sign up for periodic news updates and event invitations.
Connect with us on social media or view all of our social media content in one place.