Cuatro años después de su desaparición, nueve migrantes fueron identificados entre los restos humanos recuperados en 2015 en una fosa clandestina encontrada en el estado de Tamaulipas. El grupo que incluía tres menores de edad, había salido en febrero de 2014 de su comunidad en Guatemala para intentar llegar a los Estados Unidos. Los restos fueron identificados gracias a los perfiles genéticos y la información proporcionada por los familiares. Las identificaciones fueron resultado de la colaboración entre el gobierno federal y las organizaciones de derechos humanos y equipos especializados en materia forense como la Fundación para la Justicia y Estado Democrático de Derecho y el Equipo Argentino de Antropología Forense. Aún está pendiente la repatriación de los cuerpos, así como una adecuada explicación a los familiares sobre lo ocurrido, incluyendo el proceso de identificación realizado. 

Stay Informed
Sign up for periodic news updates and event invitations.
Check out our social media content in one place, or connect with us on Twitter, Facebook, YouTube, and LinkedIn.