La transición para las niñas y niños de padres mexicanos que regresan de los Estados Unidos presenta diferentes dificultades: adaptarse a un país en el que muchas veces no han vivido, para algunos aprender un idioma diferente y estudiar. Miles de niños han sido rechazados en escuelas públicas y privadas por presentar su certificado de nacimiento sin la apostilla, un requisito establecido por la Secretaría de Educación Pública (SEP). El Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI) ha sostenido reuniones con la SEP, la Secretaría de Relaciones Exteriores, y sin embargo los obstáculos continúan. 

Leer artículo en el LA Times