Varias organizaciones mexicanas de derechos humanos presentaron un informe ante el Comité de las Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas y solicitaron el escrutinio de la situación en México, donde al menos 23,000 personas están registradas como "desapariciones forzadas". El informe contiene una serie de recomendaciones con base en un análisis de las fallas estructurales del gobierno mexicano en la prevención e investigación de desapariciones forzadas así como la sentencia judicial a los responsables y la reparación a las víctimas. En el informe colaboraron las siguientes organizaciones donatarias de la Fundación MacArthur: Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, Fundar y Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez. Las organizaciones presentaron el informe ante el Comité de la ONU en Ginebra y estuvieron acompañando a los familiares de los estudiantes desaparecidos, quienes ofrecieron su testimonio ante el Comité.