La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) creará un Fondo para atender a familiares de víctimas de las masacres ocurridas en San Fernando, Tamaulipas, y Cadereyta, Nuevo León en 2010, 2011 y 2012, en las que fueron asesinados mexicanos y migrantes de diferentes nacionalidades. El Fondo fue producto de un acuerdo entre la CEAV y la Comisión Forense, la cual está integrada por equipos multidisciplinarios de la Procuraduría General de la República y del Equipo Argentino de Antropología Forense, además de representantes de Amnistía Internacional y de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático. El Fondo servirá para facilitar los pagos de gastos de los familiares de alimentación, hospedaje y traslados internacionales para los procesos de notificación, la toma de muestras y la eventual entrega de restos humanos. Además de la creación del Fondo como medida inmediata, se acordó iniciar el proceso de reparación integral del daño a las familias. De manera paralela a estos procesos, la Comisión Forense continúa con su mandato de analizar los expedientes y las evidencias recabadas en los sitios de las masacres a fin de identificar a las víctimas y contribuir a esclarecer los hechos.