La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), publicó su Reporte Anual, en el que, por primera vez, incluye una recomendación firme: que “todos los Estados de la región eliminen la detención de migrantes como política general”. La Comisión exige a los gobiernos evaluar individualmente cada caso, y describe la detención como una medida severa que es "desproporcionada en muchos casos, si no es que en la mayoría". Esta declaración histórica es resultado, entre otras cosas, de los esfuerzos que organizaciones y activistas han realizado en los últimos años para reducir la detención migratoria. En 2014, en una audiencia temática ante la Comisión, la Coalición Internacional contra la Detención (IDC,por sus siglas en inglés), junto con más de 160 de sus miembros y aliados, destacaron la necesidad de que los Estados proporcionaran mayor información sobre el uso de la detención por motivos migratorios, así como las prácticas positivas para desarrollar y fortalecer las alternativas a la detención.