En una carta al Secretario de Estado John Kerry, 68 representantes  del Congreso de EEUU expresan su preocupación y solicitan al Departamento de Estado que la situación de derechos humanos sea prioridad en la agenda bilateral México-Estados Unidos.
 
Los congresistas señalan que aún existen 27 mil casos no resueltos de personas que han desaparecido en México desde 2007 y añaden que es preocupante la persistencia de la tortura en las investigaciones penales.
 
La Oficina en Washington para asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) ha logrado mantener y elevar en la agenda binacional la situación de los derechos humanos en México y ha señalado reiteradamente la importancia de  tomar en cuenta las observaciones de los legisladores, especialmente ahora que el gobierno estadounidense está considerando si México ha cumplido con las condiciones de la iniciativa Mérida.
 
En la carta, los representantes reconocen los esfuerzos del gobierno mexicano para reformar el sistema de justicia criminal, pero que contar con buenas leyes en los libros no garantiza la justicia o el respeto a los derechos humanos.