La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reconoció el 20 de junio que la masacre de San Fernando, Tamaulipas ocurrida el 24 de 2010, se considera una "grave violación de derechos humanos". La CNDH emitió esta calificación en cumplimiento a la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación del 31 de mayo de este año.
 
El considerar finalmente los hechos ocurridos en San Fernando, Tamaulipas como "grave violación" significa que deberá hacerse pública la información del expediente del caso en el que 72 migrantes fueron secuestrados y privados de la vida.
 
La sentencia definitiva de la Suprema Corte es resultado de tres años de trabajo de litigio y acompañamiento a las familias de las víctimas que ha llevado a cabo la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho. A partir de tener acceso al expediente, Fundación para la Justicia podrá seguir dando acompañamiento legal a las familias y promover que se realicen diligencias específicas para avanzar en el esclarecimiento del caso y el acceso a la justicia.