La inseguridad en México ha dado lugar a crecientes presiones en contra de activistas y periodistas en México. Esta situación ha llevado a algunos a abandonar su trabajo o su lugar de residencia por temor a represalias. En el otoño de 2012, México inauguró un nuevo mecanismo para proteger a los defensores de derechos humanos y periodistas a través de medidas de protección transparentes. El órgano de gobierno del mecanismo, integrado por funcionarios gubernamentales y representantes de la sociedad civil, recibirá y analizará los informes de las amenazas contra defensores y periodistas, decidirá qué casos deben recibir protección y supervisará la aplicación efectiva de sus resoluciones, las cuales serán obligatorias para las agencias gubernamentales. Esta iniciativa fue apoyada por organizaciones donatarias de la Fundación MacArthur: la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todos” y el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia. Agnieszka Raczynska y Edgar Cortés, integrantes de  estas organizaciones, formarán parte del Consejo Asesor, el cual se responsabilizará de garantizar que las medidas de protección sean integrales, respondan al contexto específico de cada caso, y sean sensibles a diferencias de género.