Cada año más de 100 mil trabajadores migrantes son contratados para trabajar de manera temporal en industrias como la agricultura y la hotelería de los Estados Unidos mediante el programa de visas H-2. El Centro de los Derechos del Migrante, donataria de la Fundación MacArthur, ha publicado un informe sobre los defectos sustanciales en los sistemas de contratación del programa H-2, el cual indica que muchos de los trabajadores temporales son víctimas de fraude, del cargo de comisiones ilegales y son amenazados, intimidados y maltratados por los reclutadores y empleadores.
 
El informe propone cambios para ayudar a prevenir la explotación y el abuso de los trabajadores; además sugiere la revisión  al programa estadounidense de trabajadores extranjeros H-2.